11 abril de 2014

CONVIURE AMB LA MALALTIA



Fa una setmana vaig anar a escoltar a Kate Loring, directora del Centre d’Investigació de l’Educació al Pacient d’Stanford, pionera en formació Pacient a Pacient i professora del Departament de Medicina de la Universitat d’Stanford (EEUU). Vaig trobar-me  una dona de 72 anys tranquil·la i vital, que transmet fortalesa en les seves paraules. Ens diu: “Som persones que vivim amb malalties. No som pacients. Hi ha coses que puc fer per tenir més salut i hi ha coses que estan fora del meu control. A vegades estic malalta. I la majoria del temps estic sana”.

És moment de deixar els “Què haig de fer?” dirigits a altres persones i substituir-los pels “Què vull fer? Què sento que necessito?” fent-nos responsables i amos de la nostra salut i el nostre benestar.
Independentment de la malaltia amb la qual convivim, hi ha coses que podem fer per tenir més salut. Exercici físic, alimentació saludable, descansar i controlar la ment, en són un exemple.

Tots podem fer exercici físic. T’animo a preguntar-te: “Què puc fer avui, ara mateix, que no em comporti més dolor o cansament que abans de fer l’exercici?”. Pots caminar 5 minuts? Camina 5 minuts, i després de tres o quatre setmanes, prova, potser ja en pots caminar 6. Pas a pas. Poc a poc.  
Els especialistes recomanen fer 30 minuts d’esport, 5 vegades a la setmana i ens diuen que no cal que els 30 minuts siguin continuats. Ens ho posen fàcil! Caminar, ballar, córrer, nadar, moure els braços, estiraments...Troba el que pots fer i el temps que ho pots sostenir. I mica en mica, sense pressa, sense criticar, sense jutjar, ves augmentant els temps i la intensitat.

Quan sentis por, frustració, ràbia, estrés..l’exercici és un bon recurs per ajudar a dissoldre aquestes emocions. T’animo a que agafis bolígraf i paper i facis una llista de coses que et poden ajudar en moments de decaïment.  Alguns suggeriments son posar-se música i ballar, anar a córrer, sortir amb els amics, donar-se una dutxa i meditar.

Respecte el descans, identificar l’energia que tens disponible, establir prioritats decidint on actuar i on no, ser conscient del que necessites, respectar-te, cuidar-te i  identificar i acceptar amb amorositat on estan els teus límits i arriba el moment d’aturar-te. Escoltes el teu cos? Et sents capaç de dir prou?

La vida es complica quan enlloc de centrar l’atenció en les meves necessitats i demanar-les, em centro en les necessitats que té l’altra persona i m’oblido de mi. Conviure amb una malaltia des d’aquí és molt més difícil.
Escolta la veu que t’incita a cuidar-te i estimar-te. A vegades fa mandra, i tant! A vegades no tinc temps! En aquests moments, atura’t i respira. Connecta amb la veu interior que et diu que després et trobaràs millor. Escolta-la i des d’aquí, fes el primer pas. Amb la mandra. Donant prioritat al teu benestar. Un moviment. Un petit canvi.

I arribem a la nostra ment. La ment potencia el dolor i el cansament, la frustració i la por. Si centro la meva atenció en aquests elements a cada instant és fan més intensos i més grans, fins al punt que poden arribar a ser tan enormes que nosaltres desapareixem i ja només ens sentim dolor, cansament o por.
Ara us diré un secret. La ment no pot fer dues coses a la vegada. Es com una ràdio. O sintonitza un canal o un altra. Si estic focalitzat en el dolor puc canviar de canal. Cóm? Una forma es fer servir la distracció. Algunes idees que us ofereixo son recordar quins són els països de la Unió Europea; pensar en noms de persones seguint l’alfabet; fixar-te en algun objecte i imaginar per a quines coses el pots fer servir o triar un color i buscar objectes al teu voltant que siguin d’aquest color.

Abans d’acomiadar-me us demano un favor. Un dia que us sentiu bé, escriviu-vos una carta dirigida a vosaltres en un dia dolent. Expresseu el vostre recolzament a vosaltres mateixos, parleu del que heu superat i aconseguit i doneu-vos consells del que podeu fer en aquest moment per sentir-vos millor.
Una abraçada i feu que el vostre dia sigui feliç.

Olga Pérez
Psicòloga
Teràpies Shanti


Article publicat a l'abril al DIARI DE SANT FELIU DE LLOBREGAT.

Licencia Creative Commons
Psicologia i PIR por Olga Pérez Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Sí....pero....


"Me gustaría ir al cine contigo pero no puedo porque tengo que estudiar"

"Me gustaría ir al cine contigo y (elijo) quedarme a estudiar"

Con este cambio la persona se hace responsable de su decisión y no le echa la culpa al estudio. 
Hay una elección de la cual me responsabilizo. Asumo mi poder de elegir. Doy prioridad a una necesidad (aprobar el examen) y dejó la otra necesidad para después (ir al cine contigo).


Licencia Creative Commons
Psicologia i PIR por Olga Pérez Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

28 febrer de 2014

Grup de creixement personal per a persones amb diabetis



En els temes de creixement i transformació personal per aconseguir un major benestar, major creativitat, expressió i llibertat és més significatiu  el que hem de deixar anar que el que hem d’aprendre. Això farem. Identificar les nostres necessitats, connectar amb el nostre cos,  desfer-nos dels comportaments, actituds i pensaments que ens fan mal i ens dificulten sentir benestar i serenor.
Vosaltres marcareu el inici del camí i junts, des de la vivència personal, les vostres necessitats, els vostres dubtes i inquietuds i les vostres il·lusions, avançarem en aquest camí de vida.
Per part meva, us ofereixo la meva companyia des d’una actitud d’escolta, obertura, empatia i receptivitat. Tots aprendrem en aquest viatge.
Us espero!


Dates: 18 de març, 1 d’abril, 6 de maig, 20 de maig, 10 de juny.

Horari de 18.00 a 19.30 hores. Dimarts.

Preu:
Socis de l'ADC  5 euros.
No socis 20 euros.

Per majors de 18 anys.
Grups de màxim 10-12 persones.
Portar roba còmoda. 

Associació de Diabètics de Catalunya. Sucursal de Barcelona
Carrer Balmes, 47 entr. 2a. 08007 Barcelona
Reserves al 93.451.34.06 i a adcbarcelona@adc.cat.


23 setembre de 2013

Cambio vital y ciclo de necesidades


Momentos de grandes cambios en mi vida...cambios personales, familiares, laborales...descubriendo nuevas cosas de mi misma, de mis respuestas, de mis emociones y redifiniendome. 

Momento de preguntarme: quien soy realmente, que necesito, que me gusta, que me hace feliz, con que conecta mi rabia, como gestiono mi tristeza...Y como me dijo un amigo: es hora de ser sincera contigo misma. ¡Mierda! ¡Con lo que nos gusta el autoengaño a las personas!

Es curioso como muchos de nosotros, acabamos la carrera de psicología y nos lanzamos al mundo laboral sin haber hecho ningún trabajo personal. Yo fui una de ellas, lo admito. Pero fui muy afortunada por conocer a la gente adecuada que me hizo reflexionar sobre el camino que tenia por delante y que no había hecho. ¡¡¡Y madre mía!!! Vaya cantidad de caminos. O como dice mi terapeuta, el proceso es como escalar una montaña y no todo el mundo llega a la cima. Algunos tienen suficiente con subir algunos tramos. Otros empiezan a subir y deciden que es más cómodo seguir al pie de la misma. Y claro, yo empecé mi proceso diciendo que lo quería TODO. La luz. La conciencia. La esencia. TODO. Vamos, la cima. La más alta de las cimas. Y ahí sigo...subiendo poco a poco, cayéndome y volviéndome a levantar para seguir subiendo. 


 Y en este proceso...me pregunto: ¿por que en la vía PIR, una vez accedes a la residencia, no te obligan a realizar terapia personal? Desde mi punto de vista es un fallo enorme. Porque sin un trabajo personal...¿como sabes cuando estas proyectando tus cosas en el paciente? ¿como aprendes a escuchar al otro desde la emoción y no desde la mente? ¿como puedes acompañar el proceso de otra persona sin haber realizado el tuyo? ¿con que cara le pides cosas al paciente/cliente que tu no te atreves a hacer? 

Por suerte, en otras áreas de la psicología sí que te piden (o más bien exigen) el camino del autoconocimiento, un proceso de terapia personal. Y la Gestalt es uno de ellos. 

Algunas cuestiones que te dejo abiertas...

¿Conoces el ciclo de necesidades? 
¿Sabes en que momento del ciclo paras tus necesidades?
¿Sabes que son los mecanismos de defensa?
¿Sabes cuales son tus mecanismos de defensa favoritos? ¿En que momento surgen? 
¿Eres más de escupir o de tragar? (¡estamos hablando de psicología ehhhhh cuidadín jijijijij!)
Cuando cubres una necesidad, ¿sientes que nunca es suficiente? ¿O sabes disfrutar del momento y aceptas el final?
¿Guardas secretos? ¿Sabes como influyen los secretos en las dinámicas personales y familiares?
¿Ocupas el lugar que te toca en tu familia? ¿O cumples funciones que no te pertocan? ¿Y como te afecta esto si es así?
¿Conoces tus introyectos? ¿Eres consciente de como te influyen en tu día a día y en tus  relaciones?
¿Puedes expresar tus necesidades o siente que algo te lo impide?
¿Puedes establecer límites a los otros y a ti mismo? ¿Sabes decir no?
¿Estableces contacto visual con los otros? ¿Y contigo mismo? 
¿Escuchas a tu cuerpo y sabes leer lo que necesita?
¿Puedes vivir en el presente o siempre sientes que el pasado y el futuro os arrastran? 
¿Eres capaz de estar en silencio, simplemente estando?


 Licencia Creative Commons

20 setembre de 2013

Ven conmigo y presta mucha atención


Hace muchísimos años, vivía un sabio, de quien se decía guardaba en un cofre un gran secreto, que lo hacía ser un triunfador en todos los aspectos de su vida y se consideraba el hombre más feliz del mundo. Muchos reyes envidiosos, le ofrecían poder, dinero, e intentaron robarlo, para obtener el cofre. Todo era en vano. 

Mientras más lo intentaban, más infelices eran, pues la envidia no los dejaba vivir. Así pasaban los años y el sabio era cada día más feliz. 

Un día llego ante él un niño y le dijo: "Señor, al igual que tú, también quiero ser inmensamente feliz. "Por qué no me enseñas que debo hacer para conseguirlo"? El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: "A ti te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención.
En realidad son dos cofres, en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi mente y mi corazón, el gran secreto no es otro, que una serie de pasos, a seguir a lo largo de la vida.


El primer paso, es quererte a ti mismo. Todos los días al levantarte y al acostarte, debes afirmar: Yo soy importante, Yo valgo, Soy capaz, Soy inteligente, Soy cariñoso, espero mucho de mí, no hay obstáculo que no pueda vencer. Este paso se llama autoestima.


El segundo paso poner en práctica todo lo que dices que eres: es decir Si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; Si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; Si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; Si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer. Entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Este paso se llama motivación.


El tercero paso, celebrar lo que otros han logrado, envidiar positivamente, ellos alcanzaron su meta, logra tú las tuyas.
 
El cuarto paso, perdonar y olvidar es no albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimiento no te dejará ser feliz.


El quinto paso, las cosas que no te pertenecen, déjalas allí, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitaran algo de más valor. Desapego.


El sexto paso, el maltrato físico, psicológico o moral a nadie; todos los seres del mundo, tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera. Sino te quiere que te Respeten. Respeto.
 
Y por último, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor, descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito; piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes. Agradecimiento. 

 

 Licencia Creative Commons

12 setembre de 2013

Escojo


Dos semillas estaban juntas en el suelo primaveral y fértil.
La primera semilla dijo:

—¡Yo quiero crecer! Quiero hundir mis raíces en la profundidad del suelo que me sostiene y hacer que mis brotes empujen y rompan la capa de tierra que me cubre... Quiero desplegar mis tiernos brotes como estandartes que anuncien la llegada de la primavera... ¡Quiero sentir el calor del sol sobre mi rostro y la
bendición del rocío de la mañana sobre mis pétalos!
Y así creció.

La segunda semilla dijo:

—Tengo miedo. Si envío mis raíces a que se hundan en el suelo, no sé con qué puedo tropezar en la oscuridad. Si me abro paso a través del duro suelo puedo dañar mis delicados brotes... Si dejo que mis capullos se abran, quizá un caracol intente comérselos... Si abriera mis flores, tal vez algún chiquillo me arrancara del suelo. No, es mucho mejor esperar hasta un momento seguro.

Y así esperó.

Una gallina que, a comienzos de la primavera, escarbaba el suelo en busca de comida encontró la semilla que esperaba y sin pérdida de tiempo se la comió.
 
MORALEJA
A los que se niegan a arriesgarse y a crecer los devora la vida

 Licencia Creative Commons
Psicologia i PIR por Olga Pérez Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

9 agost de 2013

Transfórmate en lago


Un anciano maestro se cansó de las quejas de su aprendiz. Una mañana, tras unos días en los que el alumno había estado especialmente quejumbroso, le envío a conseguir un poco de sal. Cuando regresó, el maestro le dijo que mezclara un puñado de sal en un vaso de agua y se lo bebiese. El alumno le miró con extrañeza, a punto de protestar, pero obedeció a su maestro.

¿A qué sabe? Preguntó el maestro con gesto serio.

"Amarga y salada", dijo el aprendiz dudando si comenzar de nuevo su retahíla de quejas.

El maestro sonrió e instó al joven a tomar un puñado de sal equivalente y a arrojarlo en un lago próximo. Los dos caminaron en silencio hacia el hermoso lago. Una vez que el aprendiz arrojó su puñado de sal en el agua, el anciano dijo:

"Ahora bebe del lago".

A medida que el agua goteaba por la barbilla del joven, el maestro preguntó con una leve sonrisa:

¿A qué sabe el agua?

Agradable y fresca, comentó el aprendiz.

¿Te supo a sal?, preguntó el maestro.

No, dijo el joven.

El maestro se sentó junto a su aprendiz, y explicó:

"El dolor de la vida es pura sal, ni más ni menos. La cantidad de dolor en la vida de cada uno de nosotros va a ser exactamente la misma. Sin embargo la cantidad de amargura que probamos depende del recipiente en que ponemos la pena. Así que cuando está el dolor, la única cosa que puedes hacer es agrandar tu espacio interior. Deja de ser vaso. Transfórmate en lago.

 Licencia Creative Commons

31 juliol de 2013

Pesimista, realista y idealista

Érase una vez tres gusanos de seda que ignoraban su futuro como mariposas. Sus nombres eran: Pesimista, Realista e Idealista. Se les acercaba la hora de su transformación y empezaron a sentir los primeros síntomas….
Su voraz apetito fue desapareciendo, su movilidad menguaba a gran velocidad y, finalmente, sintieron como el capullo les aislaba del mundo conocido, de la seguridad de lo cotidiano. En la oscuridad del misterio de su futuro, tuvieron pensamientos distintos:

- Pesimista se dijo a sí mismo que estaba viviendo el final de su vida, y en lo más profundo de su sentir, se despidió de los buenos momentos.
- Realista se dio ánimos diciéndose que todo aquello sería momentáneo y que, tarde o temprano, todo volvería a la normalidad.
- Idealista sintió que, aquello que le estaba ocurriendo, podría ser la oportunidad para que se cumpliese su sueño más preciado: poder volar. Y aprovechó la oscuridad para perfeccionar sus sueños.

Cuando los tres capullos se abrieron, dejaron ver tres realidades iguales y distintas, a la vez…

Pesimista era una bellísima mariposa, pero…. estaba muerta… Había muerto de miedo.

Realista era una hermosísima mariposa, pero…. a pesar de ello, empezó a arrastrarse como cuando era gusano. Con satisfacción, dio las gracias al cielo por haber podido seguir igual.

Idealista, nada más ver la luz del día, buscó sus alas… y al verlas, su corazón rezumó alegría, emprendió el vuelo, y dio las gracias, repartiendo su dicha por todo el bosque.




 Licencia Creative Commons
Psicologia i PIR por Olga Pérez Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

28 juliol de 2013

Vive como las flores



- Maestro, ¿qué debo hacer para no irritarme? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes, otros indiferentes. Siento odio por aquéllas que son mentirosas y sufro con aquéllas que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores! Advirtió el maestro.

- ¿Qué es eso de vivir como las flores? - preguntó el discípulo.

- Pon atención a esas flores, continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.
Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los problemas de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse.
Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera.
Esto, es vivir como las flores…

Podemos usar las narraciones, cuentos, historias breves, metáforas....como recurso dentro de la terapia. Transmite el mensaje con un contenido emocional que conecta más directamente con la parte esencial de la persona. Por otro lado, las metáforas dentro de las narraciones acceden a la parte más inconsciente de cada uno, permitiendo cambios más profundos.


 Licencia Creative Commons

25 juliol de 2013

El cantero


Había una vez un cantero que estaba insatisfecho consigo mismo y con su posición en la vida. Un día pasó por la casa de un rico comerciante. A través de una puerta abierta, vio muchas finas posesiones e importantes visitantes.
- ¡Qué poderoso debe ser el comerciante! – pensó el cortador de piedra.
Se puso muy envidioso y deseó que pudiera ser como el comerciante. Para su gran sorpresa, se convirtió de repente en el comerciante, teniendo más lujos y poder de lo que siempre había imaginado, pero envidiado y detestado por aquellos menos ricos que él.
Un tiempo después un alto funcionario pasó cerca, llevado en una silla de manos, acompañado por asistentes y escoltado por soldados batiendo gongos. Todos, sin importar su clase o su riqueza, tenían que hacer una reverencia ante la procesión.
- ¡Qué poderoso es ese funcionario! -pensó.
- ¡Deseo que pudiera ser un alto funcionario!
Entonces se convirtió en el alto funcionario, llevado por todas partes en su bordada silla de manos, temido y odiado por la gente a su alrededor. Era un día caluroso de verano, por eso el funcionario se sentía muy incómodo en la pegajosa silla. Levantó la mirada al sol. Brillaba orgulloso en el cielo, no afectado por su presencia.
- ¡Qué poderoso es el sol! – pensó.
- ¡Deseo que pudiera ser el sol!.
Entonces se convirtió en el sol, brillando ferozmente sobre todos, abrasando los campos, maldicho por los granjeros y los trabajadores. Pero una enorme nube negra se interpuso entre él y la tierra, de modo que su luz no pudo brillar más sobre todo allá abajo.
- ¡Qué poderosa es esa nube de tormenta! – pensó.
- ¡Deseo que pudiera ser una nube!
Entonces se convirtió en la nube, inundando los campos y las aldeas, increpado por todos. Pero pronto descubrió que estaba siendo empujado lejos por cierta gran fuerza, y se dio cuenta de que era el viento.
- ¡Qué poderoso es! – pensó.
- ¡Deseo que pudiera ser el viento!
Entonces se convirtió en el viento, llevándose tejas de los techos de las casas, arrancando árboles, temido y odiado por todos debajo de él. Pero después de un rato, se encontró con algo que no movía, no importa lo fuerte que soplaba. Era una enorme y altísima roca.
- ¡Cuán poderosa es esa roca! – pensó.
- ¡Deseo que pudiera ser una roca!.
Entonces se convirtió en la roca, más poderosa que nada más en la tierra. Pero mientras estaba parado allí, oyó el sonido de un martillo golpeando un cincel en la dura superficie, y sintió que estaba siendo cambiado.
- ¿Qué podría ser más poderoso que yo, la roca? – pensó.
Y vio debajo de él, la figura de un cantero.


 Licencia Creative Commons
Psicologia i PIR por Olga Pérez Pérez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.